fbpx

El sueño es una necesidad biológica fundamental para todas las personas al igual que comer o beber. Se trata de un proceso complejo que involucra al cerebro y al cuerpo en su totalidad y tiene un impacto significativo en nuestra salud física, mental y emocional.

Ya son conocidos sus numerosos beneficios y, si hablamos en términos de la prevención y recuperación de lesiones, podemos decir que un descanso adecuado puede acelerar el proceso de curación del tejido lesionado, ayudando además a disminuir el dolor y la inflamación.

El aumento del flujo sanguíneo durante el sueño favorece la recuperación celular; y la liberación de hormonas como la testosterona y la GH reparan y promueven el crecimiento muscular.

¿Qué almohada es la más adecuada para dormir?
No existe un consenso basado en la evidencia científica acerca de este dato por lo que podemos decir que la mejor almohada para dormir es la que te permita hacerlo. Tampoco existen diferencias significativas entre los materiales de las almohadas ni en la altura de estas. Lo que si debemos evitar es que la cabeza quede en extensión, puesto que la extensión craneocervical favorece el apriete, activando así la musculatura masticatoria y pudiendo generar un trastorno orofacial, cefaleas…etc.

Desde Clínica de Fisioterapia Evolution nuestros consejos a la hora de mejorar la calidad del sueño y optimizar la reparación del tejido lesionado son:

  • Generar un hábito/horario para dormir. Regula los procesos fisiológicos.
    Es importante dormir un mínimo de horas (7/8 horas de media) pero también es importante tratar de acostarse y despertarse todos los días a la misma hora (incluso los fines de semana) y a poder ser antes de las 23.00.
  • Ingerir los últimos alimentos del día al menos 2 horas antes de acostarse. Con el fin de haber finalizado el proceso de digestión.
  • Realizar ejercicio aeróbico de media y baja intensidad 2 o 3 horas antes de dormir. Todo ejercicio de alta intensidad debe realizarse en la mañana o en las primeras horas de la tarde para favorecer el ciclo cortisol-melatonina.
  • Evitar la cafeína y el alcohol al menos 6 horas antes de acostarse. Se tratan de sustancias que tardan un mayor tiempo en ser eliminadas de la sangre.
  • Crear un ambiente de sueño adecuado. Asegurarse de que la habitación este oscura pero que permita despertarnos con la luz del amanecer.
  • Evitar la luz LED horas antes de acostarse y utilizar filtros de luz azul las últimas horas del día.

Por último decir que si estás inmerso en un proceso patológico o de rehabilitación de una lesión nuestros tratamientos realizados durante la sesión de fisioterapia y ejercicio pueden duplicar su efecto mejorando el estado de ánimo, reduciendo el estrés, procesando los nuevos patrones y habilidades motoras aprendidas así como instaurando los cambios bioquímicos, eléctricos y normalización del tejido fruto de la terapia manual o la terapia invasiva utilizada.

Llámanos