fbpx

La luxación del hombro o luxación glenohumeral ocurre cuando la cabeza del húmero (hueso del brazo) se sale de la cavidad de la escápula (glena). Podemos decir que es la articulación más luxable del cuerpo debido a su gran rango de movimiento.

Se trata de una lesión muy dolorosa que ocurre, en la mayor parte de las ocasiones, cuando el brazo se encuentra en abducción y rotación externa forzadas. Deportes de lanzamiento, recepción por encima de la cabeza o de contacto son donde más veces se produce.

Existen varios tipos de luxaciones:

  • Anterior: La más común (95%). La cabeza del húmero se desplaza hacia delante. Si es anteroinferior normalmente se asocia con un desgarro del labrum glenoideo (anillo de fibrocartílago que rodea la glena).
  • Posterior: Menos común (5%). La cabeza se desplaza hacia atrás.
  • Inferior: Rara (Menos del 1%). La cabeza humeral se desplaza hacia abajo.
  • Multidireccional: Inestable (Menos del 1%). El húmero se puede luxar en varias direcciones.

Ante este tipo de lesión el primer paso consiste en reducir la luxación (recolocar la cabeza humeral dentro de la cavidad glenoidea) con el objetivo de disminuir el dolor y prevenir complicaciones asociadas como dañar a los nervios, vasos o al labum.

A partir de ahí existen dos vías (conservadora/fisioterapia o quirúrgica). Esto dependerá de factores como la gravedad de la lesión, la edad, la actividad que realice o quiera realizar el paciente/deportista y si ha habido previamente otras luxaciones. En ambos casos el paciente llevará un cabestrillo cuya finalidad es disminuir el dolor y proteger el hombro de soportar el peso y de movimientos bruscos.

En Clínica de Fisioterapia Evolution trabajamos en ambas situaciones, respetando los tiempos biológicos de recuperación del tejido al mismo tiempo que recuperamos la funcionalidad del complejo articular del hombro.

El objetivo principal de la fisioterapia en este tipo de lesión consistirá en recuperar la movilidad, fuerza y estabilidad de las distintas articulaciones y tejidos implicados, así como reincorporar al paciente a su actividad diaria o práctica deportiva de manera gradual y progresiva, reduciendo el riesgo de recidiva.

Si padeces una luxación glenohumeral y necesitas ser atendido acude a nuestro centro situado en Alcalá de Henares y nuestros profesionales sanitarios te guiaran en el proceso.

Llámanos